martes, 20 de marzo de 2012

SER TRANSEXUAL.


Tijuana BC. Marzo 2012.   Por favor entiendan que... El hablar con personas transexuales, es comenzar a entender que existimos quienes nos identificamos con el género contrario a nuestro sexo biológico.
Condición que, por desconocimiento, prejuicios o ambos, causa rechazo en la familia, escuela, sociedad, y hasta imposibilidad de conseguir un trabajo.  
Cuestión que construye la discriminación.
Y esto, es un problema muy serio, así que por favor, abran puertas, ventanas, y la mente para intentar entender que sólo pedimos que nos traten como a cualquier persona.  
No nos tengan pena o miedo, y no se preocupen por nuestra condición para poder relacionarse de forma natural con nosotr@s.
Si aún se están acostumbrando, es normal cometer errores, no se mortifiquen con disculpas, corrijan de inmediato, y continúen con lo que estaban diciendo.  
Tomen en cuenta que si me identifico como mujer, nunca usen palabras masculinas para describir cualquier cosa sobre mi, por favor, usen el lenguaje que corresponde  a mi género mental.
Sepan también, que la identidad de género, no tiene nada que ver con la orientación sexual, no me consideren homosexual, porque eso no tiene nada que ver con mi transexualidad.
Nunca esperen además, que me encasille en los estereotipos de mi género, pues uso la ropa que me gusta, y tengo los intereses que me atraen.
Y por cierto, el tener actitudes femeninas, no tiene nada que ver con ser mujer.
En la comunidad transexual, existimos mujeres de apariencia masculina y hombres de apariencia femenina, igual que entre la gente que no es transexual.
Tengan por favor en cuenta, que el ser transexual, no es una opción, o una elección, es una realidad.
La única decisión, es el permanecer como estoy, o cambiar mi cuerpo para estar acorde con mi mente, y esta circunstancia, ha sido traumática y la he llevado lo mejor que he podido.
Mis cambios físicos y psicológicos, son el resultado de una batalla que gano todos los días de mi vida, por favor, respétenme, como les gustaría de estar en mi caso.
Por ser transexual, no tengo nada de rar@, lo único que si tengo, es tanta dignidad como la puede tener cualquiera.  
Las personas transexuales, amamos, sentimos, nos preocupamos, nos caemos y nos levantamos como cualquiera, además de mi transexualismo, me importa la familia, los amigos, el trabajo, el estudio, la política, la naturaleza, la religión, y un sinfín de cosas más, como a todo mundo, y me gustaría vivir con tranquilidad y en paz, que no existan mundos diferentes…no crear grupitos de transexuales, de lesbianas, de gay, sino que exista un mundo para tod@s, y que sea el mismo, porque ahí tenemos que vivir con nuestros problemas y alegrías, ya que de otra manera, seria tener una burbuja aparte.
Borren de su mente de una vez y para siempre la idea de que estoy aquí para causar shock o para atraer atención, no soy una persona egoísta, soy un ser humano como cualquiera, soy parte de este mundo entre mezclado de personas muy diversas, de este mundo que quiere crecer con las mismas oportunidades ya que tengo el derecho de vivir mi vida con plenitud en mi género autentico.     
Nunca por favor, mencionen mi nombre con menosprecio o burla, pues si lo hacen, anulan mi identidad y levantan un muro entre ustedes y yo, y cada vez que me anulan, me dan la sensación de que no quieren conocerme, y ante esto, me aparto cuanto sea posible y siempre intento ponerme a salvo del dolor que me causan.
No me avisen cada vez que vean un documental sobre transexuales, sólo porque yo lo soy, ya sé muy bien lo que es ser transexual, háganlo solo si creen que es algo que en verdad me interesaría ver.
No me confundan con un travesti, o los Drags Queens,  pues cuando dos formas de vida tienen nombres distintos, es porque son diferentes.
No me traten como si fuera esquizofrénica o paranoica, como toda persona transexual, tengo un documento que señala que no padezco ninguna enfermedad mental.
Que mi apariencia física pueda ser más o menos extravagante, no significa que yo no me de cuenta y no sufra por ello, repito, tengo un problema y lo llevo lo mejor que puedo.
Si no te gusta como soy, no lo comprendes, o eres incapaz de aceptar mi situación, no vayas por ahí hablando de mi como si fuera una delincuente o una mala persona, sólo limítense a mantener las distancias y yo no iré a molestarles, recuerden que no ha sido fácil para mí llegar a esta decisión, y cuento con el apoyo y respeto de ustedes, así como ustedes cuentan con el mío.
Para transexuales como yo, grandotas, con voz grave, con poco pelo, este dilema no se puede negar, tenemos una realidad corporal que nos hace plantearnos nuestro futuro también, contando con ella.
Por todas estas cosas, se puede llorar, ¿Por qué no puedo yo ser una mujer como cualquier otra?
Sólo que llorando no se arreglan las cosas. , hay que mirarlas cara a cara.
¿Qué saco de esto?, Simplemente seguridad en mi misma.
Las transexuales que estamos en esta situación, aprendemos así, quienes nos quieren, están con nosotr@s, y no se apartan, porque ésta situación, es una gran purificadora de las relaciones humanas.  
Las transexuales que damos la cara, unas porque no tenemos más remedio, y otras porque queremos, somos las que estamos en el movimiento, dando la cara, por nosotr@s y por tod@s.
Y esto, proporciona seguridad, valentía, fuerza y generosidad.
Damos la cara, y esto, es un orgullo, una alegría, y a la gente le gusta ver que somos valientes y nos felicitan.
Aunque, sobre todo, tenemos la oportunidad de hacer algo por otras transexuales, sabiendo lo que sienten, que es lo mismo que sentimos.
Y aquí vamos, abriendo caminos y quitando espinas para l@s que vienen atrás…a quienes aún hoy les cuesta un alto precio el querer ser lo que en realidad son, quien aún se siente perdid@ entre tanta incomprensión.
Gracias por acompañarme, por avanzar entre tanta ignorancia, por darse cuenta que nos hace falta educación y comprensión en los temas que no conocemos.
Por permitir atacarlos de frente, gracias, porque eso es bueno y alegre.
Gracias por permitir y fomentar la libertad de ser.
Porque el activismo, empieza dentro de nuestra comunidad.
Desde Tijuana BC, mi rincón existencial, donde la comunidad LGBTI, se levanta, camina y revienta en sueños que explotan en arcoíris que encienden corazones, de gente que piensa que el presente tiene compostura y huele a futuro.
Andrea Guadalupe. 

Reacciones: