martes, 5 de junio de 2012

PROMUEVEN TRABAJO SEGURO PARA MUJERES TRANSEXUALES


Con el objeto de dar a conocer el proyecto que la organización “Human Rights Campaign Foundation” lleva a cabo para proteger los derechos humanos de la comunidad GLTBI, vino a Tijuana Deena Fidas, la directora de la fundación, quien habló en dos ocasiones ante representantes de la comunidad gay, primero en el Consulado Americano y luego en las instalaciones de la Comunidad Cultural de Tijuana LGBTI (Cocut). La iniciativa de traer a esta ponente fue del Consulado Americano, cuyo representante, el Lic. Héctor Vindiola, desea un acercamiento con la comunidad GLTBI, para promover su desarrollo.
Esta fundación, con sede en la ciudad de Washington DC, inició 30 años atrás con la intención de aglutinar a la comunidad gay, lesbiana, bisexual y transgénero, brindándoles un espacio para ser ellos mismos y defender sus derechos, sobre todo los derechos laborales. Según explicó Deena Fidas, las más vulnerables son las mujeres transexuales, que sufren mayor rechazo debido a los prejuicios de los patrones y compañeros de trabajo, que insisten en tratarlas como hombres cuando ellas se sienten física y mentalmente como mujeres.

Han trabajado muy duro para lograr que muchas grandes compañías modifiquen sus políticas laborales en favor de la comunidad homosexual, para que no los corran de sus trabajos ni los discriminen, para que obtengan mejores salarios: “Ha habido muchos avances, pero todavía se requiere seguir educando a la gente, para que tenga mayor conciencia y comprensión hacia la comunidad GLTBI, para superar prejuicios”, puntualizó Fidas.

Aunque las leyes han sido modificadas, para permitir el ingreso de gays al ejército, o para aceptar el matrimonio entre personas del mismo sexo, en la vida cotidiana sigue habiendo rechazo y discriminación, que se traduce en agresiones y crímenes de odio, igual como sucede en México.

A ellos les ha favorecido mucho que personajes famosos salgan del closet y apoyen públicamente a la comunidad GLTBI, además del apoyo público de presidentes como Clinton y Obama. De ser un proyecto pequeño han logrado consolidarse, pudiendo comprar su propio edificio. Ahora son una organización poderosa, abierta a toda la comunidad, con todo tipo de proyectos y voluntariados, que ayuda a la gente a salir del closet en un ambiente más seguro y cálido.

Sin duda, esta organización sirve de ejemplo a la comunidad GLTBI de Tijuana y México en general, para que sigan luchando por sus derechos, para educar a la comunidad en la superación de prejuicios y homofobia, para crear espacios laborales de mayor respeto y tolerancia a las personas de la diversidad sexual.

Reacciones: