lunes, 3 de diciembre de 2012

Dos adolescentes castigados a cogerse de la mano delante de sus compañeros


Polémico castigo el que recibieron dos adolescentes de Arizona, en Estados Unidos, por haberse peleado. El instituto les dio como única opción frente a la expulsión sentarse en el patio y cogerse de la mano durante 15 minutos ante las miradas de sus compañeros. Muchos consideran que se trata de un castigo inapropiado, que puede estimular el acoso a estos dos muchachos y que sobre todo envía un mensaje muy negativo: el que dos chicos cogidos de la mano puedan ser objeto de burla.
Las imágenes de los chicos ocultando sus rostros han dado la vuelta al mundo y han sido objeto de polémica sobre si este castigo es admisible, especialmente en un mundo como el actual, en el que ni siquiera queda restringido al ámbito en el que ocurrió la pelea. Las fotos de los dos chicos cogidos de la mano circulan desde el primer momento por redes sociales, y los comentarios burlones, muchos de carácter abiertamente homófobo, no se han hecho esperar. Pero quizá lo más terrible, más allá de las intenciones del director del instituto de castigar una conducta inapropiada, en el mensaje implícito que transmite: el que dos chicos se agarren sus manos es considerado digno de burla o vergüenza.
Un portavoz del distrito escolar en el que sucedieron los hechos se ha lavado las manos, asegurando que el castigo fue responsabilidad exclusiva del profesor de los chicos y que no cuenta con su aprobación.
Profesora suspendida por una canción inclusiva
Desconocemos si el profesor en cuestión recibirá o no algún tipo de sanción. La que si ha sido sancionada con una suspensión de tres días, dos de ellos sin sueldo, es Susan Johnson, profesora de otro instituto de Michigan, también en Estados Unidos, por permitir a uno de sus alumnos de Artes Escénicas interpretar Same Love, una canción de hip-hop creada como apoyo a la campaña a favor del matrimonio igualitario en el referéndum celebrado el pasado 6 de noviembre en Washignton. La canción cuenta el acoso al que se tienen que enfrentar a diario los gays.
Johnson no se arrepiente de haber permitido interpretar una canción que habla de acoso y de tolerancia a la diversidad, que consideró muy útil para sus propios estudiantes. Uno de ellos, sin embargo, se sintió ofendido por su mensajey se quejó a la dirección del centro. El distrito escolar ha justificado la suspensión temporal de la profesora por permitir interpretar en clase una canción de contenidos “controvertidos”, como homosexualidad, religión o política, y que contiene la palabra “faggot” (“maricón”), que la canción usa precisamente como ejemplo del acoso a que los gays son sometidos.
La profesora ha declarado sentirse profundamente decepcionada por la intolerancia que a su juicio la decisión de suspenderla oculta. “Quiero a mis chicos, jamás haría nada que pudiera hacerles daño, pero también sé que existe mucho acoso, que hay ataques a gays y problemas raciales en nuestro país, y lo que quiero que mis chicos se sientan cómodos en mi clase sin importar cómo sean”.
Fuente: @DosManzanas/Enewspaper

Reacciones: