lunes, 28 de octubre de 2013

Joven gay chileno al borde de la muerte por un paliza homófoba

La historia se repite. Wladimir Sepúlveda es un joven chileno gay de 21 años que se encuentra en estado casi vegetativo tras una paliza homófoba ocurrida el pasado 20 de octubre en Rancagua (Chile). 


Chile vuelve a pasar por un momento muy oscuro al saberse que el joven gay agredido por su orientación sexual hace una semana, seguramente no salga adelante. El pronóstico medio es muy negro. 'Se ha drenado un hematoma sudural agudo que comprimía una parte significativa del cerebro, pero desgraciadamente, las lesiones originarias eran de tal magnitud, que efectivamente este joven tiene un daño tronco cerebral. Tiene varios infartos en el cerebro ya...'
El ministro de Salud, Jaime Mañalich, visitó el hospital ayer domingo, y luego compareció ante los medios, lamentándose de este nuevo incidente homófobo justo un día antes de que se vaya a conocer la sentencia de culpabilidad de los cuatro asesinos de Daniel Zamudio (muerto hace un año a manos de neonazis).

'Desgraciadamente nosotros tenemos una cultura, somos un país violento y por situaciones diferentes se generan estos actos que son completamente repudiables. Corresponde ahora a la justicia determinar si hay agravantes en este caso', dijo el ministro.
 
Por su parte, MOVILH ha manifestado que 'estamos deprimidos. Nos sentimos impactados y tristes. Aún no podemos creer lo que está ocurriendo. Recién mañana se conocen las penas contra los asesinos de Daniel Zamudio y ahora ocurre este horrible atropello. Sólo esperamos alguna buena noticia para Wladimir'.
 
Sin embargo, éstas buenas noticias no llegan. La familia y amigos ya han sido informados de que seguramente, si se salva, quedará en estado vegetativo o con graves secuelas que le impedirán hablar, expresarse de por vida. 

'Los crímenes de odio no pueden seguir sucediendo. Este año ha sido muy doloroso. Una chica transexual, Catalina, perdió un ojo, un adolescente gay, Esteban Navarro, un pie. Sentimos un nivel de impotencia y dolor profundo', recordó Rolando Jiménez, presidente de la asociación LGBT.
 
'Hago un llamamiento a las autoridades del Estado y a la sociedad a no perder su asombro contra estos brutales atropellos. A repudiarlos con toda la fuerza no en función del impacto mediático que tengan, sino por la gravedad que revisten para personas de carne y hueso. Empatizar en forma genuina es la principal manera de solidarizar y acompañar, aunque sea en la distancia, a quienes sufren por el odio de quienes desprecian a la diferencia. Es la mejor manera además de dejar claro que la muerte de Daniel Zamudio no fue en vano'.

Fuente: inoutpost.com

Reacciones: